Clínica Odontológica
Noticias

Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Facultad de Odontología

Dr. Luis Córdova, académico del Departamento de Cirugía y Traumatología Bucal y Máxilo Facial:

Envejecimiento, deterioro óseo y osteonecrosis mandibular

Si bien el envecimiento es parte del ciclo vital, este proceso frecuentemente conlleva un deteriro funcional del organismo que nos obliga a pensar en como preservar el esqueleto para el envejecimiento.

En medio de una serie de incertidumbres, hay una certeza que ya no podemos cuestionar: estamos viviendo mucho más tiempo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que “entre 2015 y 2050, el porcentaje de los habitantes del planeta mayores de 60 años casi se duplicará, pasando del 12% al 22%. Para 2020, el número de personas de 60 años o más será superior al de niños menores de cinco años. En 2050, el 80% de las personas mayores vivirá en países de ingresos bajos y medianos”.

Si bien el envecimiento es parte del ciclo vital, este proceso frecuentemente conlleva un deteriro funcional del organismo que nos obliga a pensar en como preservar el esqueleto para el envejecimiento.

Para el Dr. Luis Córdova, Profesor del Departamento de Cirugía Bucal y Maxilofacial de la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile e investigador en biología ósea, “la longevidad impacta al esqueleto en su conjunto, por cuanto el aumento de las expectativas de vida de la población mundial, entre las cuales, también está la chilena, conlleva una serie de situaciones que se empiezan a dar con mayor frecuencia; por ejemplo, complicaciones de tratamientos que antes no se veían. El esqueleto craneofacial no escapa a ello”.

En general, las complicaciones óseas durante el envejecimiento constituyen un desafío para los sistemas de salud en el mundo, puesto que las fracturas en los pacientes adultos mayores reparan menos y en un tiempo mayor, y por lo tanto, tienen hospitalizaciones prolongadas, demorando más tiempo en volver al trabajo y afectando la calidad de vida familiar”. Desde su Línea de Investigación, el Dr. Luis Córdova busca resolver o proponer nuevas alternativas de terapias para esta situación.

Si bien el proceso del envejecimiento arranca desde que nacemos, existe un momento durante el ciclo vital en que “las células que sintetizan la matriz de hueso, comienzan a disminuir sus propiedades de producción y empieza a predominar la degradación ósea por sobre la formación. Es decir, la capacidad de autorenovación constante del esqueleto, se degrada con el tiempo. Un ejemplo es lo que sucede después de la menopausia, donde fisiológicamente se pierde un factor protector del esqueleto, los estrógenos, afectando la mantención de la masa ósea”, explicó el Dr. Luis Córdova. Si bien es cierto la osteoporosis post-menopausica, aclaró el especialista, "no es sinónimo de envejecimiento, es un hito vital que cambia en el esqueleto de manera muy notoria y afecta la calidad de vida de mujeres sobre 50 años. La osteoporosis post-menopausica alcanza al 50% de las mujeres después de los 50 años, pero también al 25% de los hombres. A esto se suman los factores biopsicosociales referidos a condiciones de vida, ya que existen estudios que hablan de la contribución de la nutrición en la salud del esqueleto, y en el desarrollo de otras enfermedades como la diabetes, alzheimer, entre otras. Entonces hay todo un concepto de envejecimiento corporal, que incluye, entre otras, a las células óseas”, subrayó el académico FOUCh. Por otro lado, alrededor de los 70 años comienza una pérdida ósea progresiva que afecta por igual a ambos sexos, se trata de una osteoporosis senil que no es por trastornos hormonales, si no, que es atribuible al proceso de envejecimiento natural del esqueleto”.

En este contexto, entre los pacientes de mayor edad, explicó el Dr. Córdova, "que requieren terapias mediante instalación de implantes dentales o para tratar alguna fractura, se advierte una situación cada vez mas frecuente y que no se puede soslayar: muchos de ellos se encuentran en tratamiento médico por osteoporosis u otra condición ósea, utilizando drogas o medicamentos que afectan directa o indirectamente la biología del hueso. Así, las respuestas a los tratamientos odontológico o quirúrgicos serán diferentes". Desde su Línea de Investigación, el académico de Odontología de la Casa de Bello, estudia innovar en terapias biológicas para optimizar la respuesta celular en modelos de envejecimiento, apuntando a optimizar la respuesta ósea.

Desde un punto de vista biológico, sostiene la OMS, “el envejecimiento es la consecuencia de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, un aumento del riesgo de enfermedad, y finalmente a la muerte”.

La palabra osteonecrosis proviene de ósteo, hueso y necrosis a muerte, muerte de células óseas de los huesos maxilares. Asi, La osteonecrosis maxilar relacionada a medicamentos es una patología considerada un efecto no deseado poco frecuente, pero dramático para quien lo sufren, asociado al uso de fármacos indicados para el control de enfermedades óseas tales como la osteoporosis, o para el control de condiciones oncológicas que afectan al hueso como mieloma múltiple o metástasis de cáncer de mama y próstata. Hasta la fecha, se desconoce la causa y los mecanismos de esta enfermedad, lo que nos impide proponer una terapia curativa.

La osteonecrosis por medicamentos se presenta una gran incógnita sobre el rol que cumpliría el sistema inmune en la defensa del organismo, porque curiosamente, recalcó el Dr. Luis Córdova, "todos los pacientes que hacen esta necrosis mandibular, están sometidos a un acto que desencadena la respuesta defensiva, por ejemplo, una extracción dental, una infección dentaria, una fractura, algo que activa esta respuesta natural del organismo. Por lo tanto, hay grandes sospechas que la necrosis del hueso sería una consecuencia de una alteración de la respuesta inmune defensiva natural del cuerpo”.

Sin embargo, añadió el Dr. Córdova, es necesario reconocer que “el uso de estos medicamentos asociados a la necrosis ósea maxilar, han mejorado significativamente la calidad de vida de las personas con osteoporosis o metástasis óseas, disminuyendo el riesgo de fractura ósea, postramiento y tasa de mortalidad asociada”.

La relevancia del tema es tal que, el cuidado de la salud bucal en un contexto de envejecimiento debería, dijo el Dr. Luis Córdova, ser incorporados al currículum de Pregrado de la carrera de Odontología, porque es un escenario con el que se convivirá permanentemente y ya no hay vuelta atrás. "Los odontólogos y los especialistas en Odontología se encuentran hoy con pacientes que utilizan múltiples drogas que afectan el metabolismo del hueso. Entre ellos los bifosfonatos, -un grupo de medicamentos utilizados para la prevención y el tratamiento de enfermedades con resorción ósea, como la osteoporosis y el cáncer con metástasis ósea-, que llevan 20 años en el mercado, y se ha visto que una pequeña proporción de ellos, generan complicaciones del esqueleto cráneo facial. Con este escenario, el panorama del dentista interviencionista en hueso, ya sea un cirujano o un periodoncista, es muy distinto a lo que vivía 20 años atrás, donde estas drogas no existían”. De este modo, los odontólogos enfrentan un escenario más desafiante al efectuar una extracción dentaria en un paciente que toma este tipo de medicamento.

Claramente, aseveró el Dr. Córdova, la Ciencia está hablando de temas que hace 20 años eran impensados, “la población general puede ser advertida de este daño y podríamos prevenir estas complicaciones al capacitarnos. De esta manera, podríamos optimizar cómo tratar a los pacientes que están tomando drogas que afectan al esqueleto óseo. Finalmente, hay un impacto en la población sobre la necesidad de recibir atención odontológica segura y actualizada”.

Más Investigación para Más Políticas Públicas odontológicas para una población que envejece

Históricamente, la población ha asumido que el hueso de un brazo o de la columna, se comporta como el esqueleto de la cara. Sin embargo, explicó el cirujano máxilofacial, desde la etapa embrionaria, la expresión de los programas de las células de la cara son distintas a las del resto del cuerpo, por lo que cabe la pregunta ¿cuál es el efecto de la osteoporosis en el esqueleto craneofacial?. Lo que han sido respondidas a cabalidad.

Dado que se requiere más investigación “es muy importante sostener tener una red de trabajo con grupos nacionales e internacionales que han empezado a estudiar estas materias, lo que tiene un efecto directo en los académicos interesados en el tema y permite disponer de recursos, opiniones y expertise de profesionales que ya tienen algunos datos concretos obtenidos en base a experimentos realizados”.

Desde la Universidad de California en Los Ángeles, la Prof. Tara Aghaloo, es parte del grupo americano que han propuesto las recomendaciones de cómo tratar a los pacientes con osteonecrosis de la mandíbula o cómo prevenir su ocurrencia. “La Prof Aghaloo mantiene una práctica mixta, tanto clínica como cirujano maxilofacial, y también como investigadora en ciencias, logrando reproducir la osteonecrosis por medicamentos en modelos experimentales, siendo el grupo que tiene más publicaciones en el tema”, agregó el Dr. Luis Córdova. La investigadora en encontrará en nuestra Universidad el 15 y 16 de noviembre del 2018.

¿Qué define la osteonecrosis?

Una exposición ósea, mayor a 8 semanas en un paciente que está tomando medicamentos que apuntan a modificar el metabolismo óseo y que, por cierto, no haya sido sometidos a radioterapia previa. Para evitar el riesgo de esta enfermedad, el Dr. Córdova recomendó que "las personas que vayan a iniciar un tratamiento con ciertos fármacos que están asociados a la osteonecrosis, deberían someterse a una evaluación odontológica previa para devolverles su salud bucal, antes de comenzar el tratamiento, y no enfrentar complicaciones luego de años de tratamiento farmacológico”.

Para avanzar en estas medidas preventivas resulta crucial, inistió el Dr. Córdova, "el diálogo y la conexión entre los médicos prescriptores, sean endocrinólogos o reumatólogos, y los odontólogos, ya que aún no existe un protocolo universal, ni menos, una Política Pública, que indique la atención odontológica al paciente que iniciará tratamiento con una droga que se asocie a osteonecrosis maxilar. Entonces, allí es necesario intervenir para generar conciencia en la población general y en los tratantes para proponer un protocolo del trabajo en conjunto y disminuir la incidencia de la enfermedad".

Dr. Luis Córdova: Envejecimiento, deterioro óseo y osteonecrosis mandibular

Cecilia Espinosa Cortés
Periodista. Directora de Comunicaciones Facultad de Odontología U. de Chile

Viernes 16 de noviembre de 2018

Compartir:
http://uchile.cl/o149139
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: